Ápex


“Este es el último poema de amor que te escribo”

Y es que me he dicho tantas veces
esta misma frase, que voy a empezar
a no creérmelo la próxima, si hubiera.

Esta es la última vez que uso el azul.
Y me quedo con tus óleos,
para que no puedas pintar más veces
el color del cielo.
Total, nunca pintaste nada bueno.

Esta es la última vez que viajamos en tren
y la última estación, donde tienes la caja
en la que arden todas mis cartas.
Esta es la última vez que me pongo
todos tus regalos. Y la última botella
de vodka
violeta.

Y este no es ni siquiera un poema
de amor. No es ni siquiera un poema.
Porque amor hubo poco.
Lo que sí hicimos fue follar.

Bienvenida a la última vez
de las últimas veces.
Me faltaron las últimas velas.
Me sobraron los últimos besos.

Back to blog