Lunes


Algún día
te invitaré a una copa de vodka.
Cuando te vea de la mano
de algún ingenuo por la noche.
Te preguntaré si él lo sabe,
y me dirás que no.

Algún día te regalaré una rosa,
envenenada y con espinas,
pero roja y bella.
Te preguntará que quién te la dió,
y le dirás que nadie.

Algún día te escribiré una carta,
la tirarás a la basura
y tú misma te preguntarás
por qué usé esa tinta.
Te preguntarás
por qué te la envié en un sobre negro.
Te preguntará que quién te la escribió,
y por qué también.

Me preguntaré si antes de tirarla,
sonreíste por última vez.

Algún día. Algún día. Algún día.

Back to blog