Mi bella baya


La bella baya belladona.
Comiendo ositos de gominola.
Hasta desgastarnos de frío comiéndonos la boca.
Paseando de la mano y metiéndonos mano en la plaza de la oca.

Una baya es tóxica, más de cuatro es letal.
Desteñimos los pantalones, y decoloramos nuestros cuellos.
Siempre teníamos ese destello.
De follarnos mucho y de querernos más.

Pero seguiste comiendo belladona.
Seguiste siendo felices hasta llegar a ser feliz tú sola.
Nos quitaste la intimidad pero querías tú la mía.
Quitando el hecho que que escribo esto contigo al lado dormida.

Yo no puedo hacer nada, no puedo evitar
Que con la cuarta esto muera con mi corazón a reventar.
He aprendido que no puedo pensar que pude hacer algo más.
Todos los momentos los has estropeado no queriéndome besar.
De qué vale, de qué vale, de qué vale.

Yo nunca podré ser tu amigo.
Y tú nunca querrás que sea tu novio.

Algún día me vas a perder.
Y me dolerá más que a ti.
Porque quizás en el momento
De partirme el corazón estés mirando el móvil.
Y ni te enteres de que me voy a ir.

Quizás estés comiendo belladona
Mi bella donna.
Y no te das cuenta
De que el cuento se cuenta
Si deja uno de contar.

Sólo te sientes solo,
Rodeado de gente.

Back to blog