Para Ana


Las ciudades
No me parecen
Grises.
Son más bien
Del color
De las personas.
Y del color
De uno mismo.

Escuchar a los pájaros
Por la mañana
Hace que el vinilo
No se escuche
En la dirección
Opuesta.

Quizá no haya mucho
En caminar
Por la calle.
Pero sí en la gente
Con perfume,
Y en la que viene
De hacer la compra.

Hay demasiadas
Cosas
En la nada
Como para no
Querer ninguna.

Hay muy pocas
Cosas
En el todo
Como para
Quererlas siempre.

Back to blog