Rubia


Ella no me conoce borracho.
Me conoce así, como soy, bebido.
No hay un término medio, borracho o triste,
y no voy contento con tres cervezas,
porque eso sería faltarle al respeto al arte de beber.

Bebes cuando estás triste,
y bebes cuando quieres pasártelo bien,
por la misma exacta razón.

Nadie muestra esa cara a la gente,
por eso bebemos con una sonrisa,
y a veces rodeado de personas
que nunca lo admitirán.

Yo soy así,
y no es un problema de alcoholismo lo que tengo,
sino una herida en el corazón,
y beber y beber no hace más que licuar la sangre
y no parará nunca de sangrar.

Así que la respuesta es no, nunca me ha visto borracho.

Back to blog