Un mordisco al corazón


Llevo tiempo sin escribir,
no por falta de tiempo,
ni por pereza,
ni porque tuviera mejores cosas que hacer.
No me quedé sin ideas,
ni sin inspiración.

Me quedé sin ti.

Y sin ti me refiero
a la parte mía que era tuya.
Esa parte que apareció de nuevo
cuando estuve contigo,
que siempre estuvo ahí,
asomándose de vez en cuando
y que yo no dejaba salir.

Escribo esto en mi cama,
igual que todo lo demás.
La misma cama en la que dormía contigo,
y a pesar del tiempo que ha pasado,
todas las noches mi almohada me pregunta por ti.
¿Qué le digo ahora?

Quédate esa parte mía que tienes,
aunque sin ella no sé escribir.
No la necesito más,
haz con ella lo que quieras.
Espero que la uses bien,
porque era la que más quería.

Escribiré otras cosas,
y escribiré peor,
y no escribiré.

Considera éste mi mayor regalo.

Back to blog