A horse with no name


¿Quién soy?

Esta mañana la he dedicado a buscarme.

Me he puesto a pensar quién soy. Y la única respuesta que me ha gustado ha sido otra pregunta: ¿Quién quiero ser? Porque no importa cómo me siento. Importa cómo me quiero sentir, qué quiero hacer, cómo quiero comportarme con los demás y con el mundo. Y todos los días evolucionar y transformarme un poquito más en esa persona.

Lo quieras o no, todos los días creces, todos los días evolucionas. Incluso los días malos sirven para crecer más fuerte.

Y es mejor crecer hacia donde tú quieres crecer. Incluso todos los días replantearte la misma pregunta. ¿Quién quiero ser? Porque si no te lo planteas todos los días estás dando cosas por supuestas.

Si miras la vida como un viaje te puede pasar como a mí en este momento, que me pongo música, me siento en parque a escribir y comienza a llover. Un viaje en el que al llegar a donde tenías previsto te preguntas: ¿Ahora qué? Y es que mientras estás en el camino te das cuenta que la vida no era llegar a tu destino. Te das cuenta de que la vida era la canción que escuchabas mientras dabas el paseo.

Y aunque creas que se te hace tarde. Siempre puedes cambiar de canción.

Back to blog